Latinoamérica al Borde del Precipicio

América Latina al Borde del Precipicio

Por Juan Cortinas y Peter Schechter

Opportunitas Advisors | Mayo 2021

Este artículo fue publicado originalmente por Brink News

Es difícil recordar una época con un pesimismo más profundo en América Latina.

América Latina siempre ha sido una región prometedora, pero aún más de oportunidades perdidas. Ahora es uno de esos momentos malos. Una tormenta perfecta causada por Covid-19, inestabilidad política y estancamiento económico ha golpeado a la región y no va a desaparecer pronto.

 

Ninguna otra región del mundo ha sentido el impacto de la pandemia, tanto en términos económicos como de salud humana, como América Latina. Casi el 30% de todas las muertes por COVID se han producido en América Latina, a pesar de tener solo el 8% de la población mundial.

 

El declive económico también ha sido más marcado en la región. “La pérdida de 7,4% del PIB en 2020 fue la mayor en un solo año desde 1821”, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo, muy superior a la contracción del 3% del PIB mundial. La región perdió más de 34 millones de puestos de trabajo según la Organización Internacional del Trabajo y las tasas de participación laboral experimentaron una caída vertiginosa.

 

Como era de esperar, la pobreza aumentó drásticamente. Se estima que 22 millones más de personas entraron en la pobreza como resultado de la crisis generada por COVID-19 y se espera que la pobreza extrema aumente al 14,6%.

Un Descenso Económico Peligroso

La deuda también creció. Forzados por la desesperación económica, muchos países aumentaron el gasto para estimular sus economías.

En promedio, las propuestas de estímulo de las naciones latinoamericanas rondaron el 4,5% del PIB, con Perú en 12% y Brasil en 8%, entre las más altas. El estímulo de hoy es la deuda de mañana, y es probable que esto cause dolores de cabeza en el futuro a medida que los países busquen préstamos para pagar el gasto del estímulo.

El único país que tomó medidas tempranas para abordar el problema de la deuda (Colombia) sintió la ira de una población aún vulnerable. Un paquete de reforma tributaria que busca aumentar los ingresos mediante el aumento de impuestos provocó recientemente protestas nacionales históricas que obligaron al gobierno de Iván Duque a retirar la propuesta y provocaron la renuncia de su ministro de Finanzas.

Es probable que la explosión de Colombia sirva como un tiro al arco para las naciones vecinas que intentan ahorros similares desde el punto de vista fiscal.

En este punto, en un artículo analítico daríamos la buena noticia, pero honestamente, no hay mucho. A medida que los bloqueos de COVID-19 terminan en todo el mundo y la economía mundial se recupera, e incluso cuando los precios de las materias primas se recuperan, se espera un crecimiento económico débil en 2021 en toda la región, pero aún demasiado bajo para abordar las crecientes necesidades sociales.

Un informe del BID señaló que espera que la región crezca un 4,1% en 2021, pero que disminuya un 2,5% poco después, muy por debajo de las naciones desarrolladas. Es probable que las naciones caribeñas experimenten tasas de crecimiento aún más bajas.

Otras señales también presagian una recuperación posterior al covid-19 más lenta para la región. La entrega de la vacuna COVID-19 sigue siendo baja en la región, y muchos países no esperan vacunas importantes hasta finales de año o 2022. De hecho, según un análisis reciente del Miami Herald, “casi una décima parte de la población de la región de más de 653 millones han recibido ya al menos una dosis de la vacuna ”.

 

Impulsados ​​por la ineficacia nacional de las vacunas, muchos residentes de clase media y ricos de la región están acudiendo en masa a los Estados Unidos para vacunarse. La vacunación será un elemento clave para reabrir las economías y generar crecimiento.

Comienza la Agitación Política

Más importante aún, la agitación política parece estar echando raíces en muchos países con medidas económicas de control de mando y antimercado, que amenazan los avances logrados en la liberalización de los mercados durante el año.

 

En Perú, el títere de izquierda populista, Pedro Castillo, es el favorito para ganar las elecciones presidenciales del 6 de junio. Ha prometido nacionalizaciones y, en general, dar marcha atrás a las reformas del libre mercado en el país.

 

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador continúa construyendo una forma de capitalismo centrada en el estado más parecida a la de la década de 1950 que a la economía global actual. Colombia es, quizás, la mayor preocupación.

 

A pesar de años de modernización económica, una población frustrada por la desigualdad actual y las actitudes anti-sistema, pone a Gustavo Petro, otro ideólogo de izquierda populista, en una base clara para ser un serio contendiente en las elecciones presidenciales del próximo año.

 

Tanto Bolivia como Argentina continúan luchando para controlar el virus con economías y gobiernos muy endeudados que buscan dar marcha atrás al cierre de las reformas de mercado. Es probable que esta realidad política en muchos países deprima la inversión extranjera que tanto se necesita, clave para generar crecimiento económico y reducir la deuda nacional.

 

La inestabilidad política de la región se está produciendo no solo en un momento de crisis económica, sino cuando la legitimidad del Estado está en serias dudas. La corrupción en América Latina continúa desenfrenada y genera enormes costos económicos.

 

Más importante aún, la corrupción, impulsada por una narco-mafia criminal y sistemas judiciales débiles, está filtrando la confianza en el gobierno y el liderazgo político. Las manifestaciones en Colombia y otras partes de la región no son solo una protesta contra la pobreza, la desigualdad y los servicios deficientes; también son consecuencia de la rabia contra un liderazgo político cada vez más corrupto.

Cambiando la Marea

Una recuperación económica sólida para la región requerirá mucha asistencia internacional, mayores niveles de vacunación COVID-19 y un sólido apoyo para el sector privado. Pero si esa recuperación va a ser duradera y no solo un bache, los países y los responsables de la formulación de políticas deben asegurarse de que los errores del pasado no se repitan.

 

El crecimiento no solo puede medirse en términos macroeconómicos; los beneficios económicos deben llegar realmente a los ciudadanos más pobres de la región. A menos que se aborde la desigualdad a largo plazo, el auge y la caída de las economías latinoamericanas, aunque más caídas que auges, persistirán.

La comunidad internacional debe intervenir para ayudar. El Banco Mundial ya ha anunciado $160 mil millones en apoyo financiero para más de 100 países durante el próximo año.

 

El BID está buscando un aumento de capital necesario que oscila entre el rango de $80 mil millones para hacer frente a la crisis que se avecina. Además, la Administración Biden ya ha anunciado un paquete de $ 4 mil millones para América Central, en parte para hacer frente al aumento de la migración ilegal con los EE.UU.,  como resultado del aumento de las luchas económicas en toda la región.

 

El sector privado también debe asumir su responsabilidad de dos formas importantes. Primero, debe salir de su caparazón y recordar a los ciudadanos y gobiernos que son partes clave de cualquier recuperación. Cualquier esfuerzo destinado a colocar al gobierno en el centro y al sector privado en segundo plano fracasará. En segundo lugar, el sector privado debe hacer más para presionar a los gobiernos para que aborden las desigualdades educativas y económicas a largo plazo de la región.

 

También debería desarrollar programas de responsabilidad social para ayudar a las poblaciones vulnerables. La creciente inestabilidad social no le sirve a nadie, y especialmente al sector privado, ya que el descontento genera presiones políticas para economías más centralizadas. Los líderes empresariales deben trabajar junto con el gobierno para aliviar las desigualdades reales y percibidas.

Faltan Nuevas Ideas

Pero, ¿es suficiente todo este incrementalismo? Hay pocas ideas nuevas en la región. La diplomacia del dinero y las vacunas de China le ha permitido a Pekín hacer incursiones diplomáticas, pero no cambiará fundamentalmente la región. Se necesitan con urgencia nuevas ideas y nuevas iniciativas. Estos incluyen mejoras masivas a la educación e inversiones profundas en infraestructura.

Tratado de Libre Comercio entre Brasil y Estados Unidos?

Aquí hay una nueva idea: Únase a las dos economías más grandes de las Américas. Un acuerdo de libre comercio entre Brasil y Estados Unidos podría cambiar fundamentalmente la región y obligaría a todos los países, incluido México, a unirse.

 

Es una posibilidad remota dadas las divisiones entre los dos países en varias áreas, particularmente en las políticas agrícolas. Pero unir las dos locomotoras económicas en la cadera podría hacer por las Américas lo que la unión económica de Francia y Alemania hizo por Europa. América Latina es una región marcada por la resiliencia y nunca la ha necesitado más que hoy.

Lee más artículos por Opportunitas Advisors:

Ir arriba