¿Elecciones regionales en Colombia, plebiscito para el presidente Petro?

¿Elecciones regionales en Colombia, plebiscito para el presidente Petro?

Por Valeria Marulanda

Asesora Senior de Opportunitas Advisors

Octubre 26, 2023

El 29 de octubre se llevarán a cabo las elecciones regionales en Colombia. Es decir, la elección de gobernadores, alcaldes, asambleas y concejos. La pregunta es si éstas se convertirán en un plebiscito para el gobierno del presidente Petro y/o si los resultados electorales tendrán repercusiones en su capacidad de influencia en el Congreso para tramitar las reformas que se propone.

Tradicionalmente las elecciones regionales en Colombia son independientes de la política nacional, y, por ende, el nivel de popularidad de un presidente y de su gobierno, tiende a no impactar los resultados electorales locales.  En muchas ocasiones el mapa electoral regional ha terminado siendo dominado por ganadores contrarios al partido de gobierno, así éste tenga altos niveles de aceptación y popularidad.

 

Las elecciones regionales responden más a la influencia de los caciques y maquinarias electorales y, en las ciudades, a la capacidad de los candidatos de proponer soluciones a las problemáticas locales.

 

El apoyo del gobierno a candidatos locales no es tan notorio, salvo en ciertos casos, y lo que se observa de acuerdo con las encuestas, es que estos tienen poca probabilidad de ganar sus elecciones. Esto evidencia una debilidad del Partido de Gobierno e incluso muestra las fracturas que tiene la izquierda en estos momentos.

En las principales ciudades, si nada extraordinario ocurre, se anticipa que ganen candidatos que no están alineados con el Gobierno, pero que tampoco, en su mayoría, se han posicionado como opositores de éste, salvo Federico Gutiérrez candidato a la Alcaldía de Medellín y excandidato presidencial y, en una menor medida, Alex Char, candidato a la Alcaldía de Barranquilla y excandidato presidencial.

 

Federico-Gutierrez-Alejandro-Char-Colombia-Opportunitas-Blog

Quizás Gustavo Bolívar es el candidato que más apoyo directo tiene del Gobierno Nacional, quien aspira a la Alcaldía de Bogotá, pero que según las encuestas estaría en un segundo lugar con una distancia de al menos 10 puntos detrás de Carlos Fernando Galán. Sin embargo, en Bogotá por primera vez habrá segunda vuelta si ninguno de los candidatos obtiene el 40% de los votos en la primera. Las encuestas muestran que aún en segunda vuelta Galán ganaría, pero, dado que para el Gobierno ganar Bogotá es un símbolo de gran importancia, podría enfilar sus fichas y hacer movimientos tendientes a cambiar ese resultado. Galán intentará ganar en primera vuelta y quizás logre conquistar mucho del voto útil que prefiera votar por él y no por su candidato de preferencia, antes que arriesgarse a una victoria de Bolívar en segunda vuelta.

Gustavo-Bolivar-Carlos-Fernando-Galan-Opportunitas

Por tanto, se puede entonces anticipar que no habrá un giro predominante hacia la izquierda en las administraciones locales, ni en los cuerpos colegiados, como tampoco habrá una victoria de la oposición en Colombia.

 

Es preciso señalar que una vez elegidos, los gobernadores y alcaldes tendrán que entablar relaciones con el gobierno central, pues Colombia, aunque ha tenido un proceso de descentralización, las regiones dependen altamente de los recursos de la Nación, y, por tanto, el presidente tendrá un poder sobre estos nuevos mandatarios.

Frente a las repercusiones en el Congreso hay dos interpretaciones. La primera es que, si los resultados no le son tan favorables al Gobierno, esto pueda traducirse en un empoderamiento de los congresistas quienes pueden interpretar que el costo político de apoyar al Gobierno y sus reformas puede resultarles caro para sus propias reelecciones.

 

Sin embargo, es preciso señalar que el Gobierno central conserva mucho poder, maneja los recursos y la burocracia y, por tanto, le quedan herramientas para continuar persuadiendo a los congresistas de apoyar sus reformas. Para el Gobierno será más costoso negociar con los congresistas cuyas fichas políticas hayan ganado en las regionales, pues estos tendrán más acceso y control efectivo de las burocracias locales y menor necesidad del gobierno central.

 

La segunda interpretación es que los congresistas cuyos candidatos regionales pierdan, pueden estar tentados a acercarse más al Gobierno pues al no tener acceso a la burocracia y presupuesto local, requerirán más del apoyo gubernamental central para asegurar su reelección.

 

En resumen: estas elecciones no serán un plebiscito para el Gobierno, pero sin duda, si se cumple lo que las encuestas dicen, Colombia regionalmente no dará un giro hacia la izquierda, así como tampoco la oposición podrá reclamar el triunfo.  Pero los resultados podrán tener repercusiones en la capacidad del Gobierno de sacar adelante su agenda, y de evidenciar el desgaste que el Gobierno ha tenido.

Scroll al inicio